Ingredientes Vita Biosa

Vita Biosa Probiota combina los efectos beneficiosos de las bacterias ácido láctica, los ácidos orgánicos y los principios fitoactivos de las hierbas medicinales. ¡Es por esto que Vita Biosa es más que un probiótico! 

1/5

Ácidos Orgánicos


Vita Biosa contiene ácido acético, láctico y carboxílico producidos por las bacterias durante el proceso de fermentación. Las bacterias ácido lácticas producen distintos tipos de ácidos orgánicos a lo largo del tubo digestivo. Los ácidos orgánicos juegan un rol central en distintos procesos naturales del organismo. El ambiente se acidifica por la presencia de dichos compuestos, creando las condiciones óptimas para el desarrollo de las bacterias beneficiosas e inhibiendo al mismo tiempo, la proliferación de las bacterias patógenas. En contraste con las bacterias ácido lácticas, las bacterias patógenas son normalmente bacterias de putrefacción, ellas se desarrollan en ambientes alcalinos y producen sustancias como el amonio, que neutraliza el ácido o reduce la acidez del ambiente.




Hierbas Medicinales


Los efectos curativos de las hierbas se han conocido por siglos, pero recientemente la ciencia ha comenzado a prestarle atención a la medicina herbal. Así, no solo los efectos curativos directos de las plantas sino también las sustancias bio-activas y secundarias ganan gran importancia. Estas sustancias secundarias tienen un enorme efecto en la salud del cuerpo humano y ayudan en distintas enfermedades incluso, crónicas. Los efectos beneficiosos de las hierbas se obtienen de sus principios activos depositados en Vita Biosa a través de un proceso de fermentación que extrae y conserva las sustancias medicinales de las hierbas. A su vez, el sistema metabólico de las bacterias se ve beneficiado del ambiente repleto del extracto de hierbas. Los estudios demuestran que las hierbas y las bacterias probióticas tienen un efecto sinérgico entre sí, esto quiere decir que el efecto individual de ambas se amplifica en el conjunto. Anís, Albahaca, Fenogreco, Eneldo, Enebro, Hinojo, Saúco, Jengibre, Angélica, Cedrón, Regaliz, Orégano, Menta, Perejil, Manzanilla, Romero, Salvia, Tilo, Tomillo




Probióticos Vivos


STREPTOCOCCUS THERMOPHILUS PRODUCE GRANDES CANTIDADES DE ÁCIDO LÁCTICO Cepa de alta potencia que ayuda a mantener la flora intestinal. Streptococcus Thermophilus una cepa de Vita Biosa : mejora la digestión, aumenta la resistencia a las infecciones INHIBEN EL desarrollo de bacterias patógenas y contribuye a equilibrar la microbiota. Esta cepa de bacterias probióticas se encuentra en la leche, productos de queso y yogur. Esta clase de bacterias pueden degradar la lactosa, ayudando a las personas que son intolerantes a la misma a disminuir el malestar. LACTOBACILLUS CASEI IMPIDE EL CRECIMIENTO DE BACTERIAS DE PUTREFACCIÓN EN EL INTESTINO DELGADO. Trabaja conjuntamente con otros organismos ayudando al crecimiento de otras bacterias benéficas. Al igual que las otras bacterias ácido lácticas, se alimenta de carbohidratos preferentemente glucosa y fructosa. Sin embargo, a diferencia de muchas otras bacterias ácido lácticas, L. Casei sólo produce ácido láctico. Se encuentra naturalmente en la cavidad oral humana e intestino. LACTOCOCCUS LACTIS CONVIERTE LOS CARBOHIDRATOS EN ÁCIDO LÁCTICO. Lactococcus Lactis se activa cuando entra en el intestino, donde convierte los carbohidratos en ácido láctico. L. Lactis es particularmente interesante para el desarrollo de nuevos tipos de vacunas debido a su capacidad de interactuar con las células del sistema inmunológico a través de la mucosa. L. Lactis libera nisina al medio, este compuesto no puede producirse artificialmente y suprime el desarrollo de bacterias patógenas LACTOBACILLUS SALIVARIUS SE UBICA EN LA BOCA Y EL TRACTO GASTROINTESTINAL En cantidades suficientes confiere importantes beneficios para la salud. Promueve la salud intestinal y oral. Este probiótico se utiliza en tratamientos para asma y condiciones alérgicas de la piel tales como eczema o dermatitis atópica. Lactobacillus salivarius es muy eficaz en los tratamientos de Síndrome de intestino irritable (IBS ) como antiinflamatorio y para aliviar los gases. LACTOBACILLUS ACIDOPHILUS PRODUCE VITAMINA K Y OTRAS SUSTANCIAS TÓXICAS PARA LOS MICROORGANISMOS PATÓGENOS. Esta cepa, Lactobacillus acidophilus, tiene gran importancia en la salud humana. Ayuda a reducir los malestares estomacales, mejorar y tratar los síntomas de IBS (Síndrome de intestino irritable). Son bacterias ácido lácticas que se encuentran naturalmente en el tracto gastrointestinal humano, boca y tracto urogenital. Convierten carbohidratos y lactosa en ácido láctico, el cual mantiene un ambiente ácido en el intestino. El ambiente ácido inhibe el crecimiento de las bacterias no deseadas causantes de infecciones, inflamación y trastornos digestivos. BIFIDOBACTERIUM LONGUM CONVIERTEN CARBOHIDRATOS SIMPLES EN ÁCIDO LÁCTICO Y OLIGOSACÁRIDOS EN CARBONO Y ENERGÍA. Nos ayuda a mantener el sistema digestivo activo y funcional a la vez que estimula el sistema inmunológico. B. longum tiene propiedades antiinflamatorias, protegen de las toxinas a las células de las mucosas y ayudan a las células del sistema inmunológico a madurar para alcanzar su estado funcional. Además, B. Longum está presente en la leche materna y es uno de los primeros probióticos que coloniza el intestino del lactante. BIFIDOBACTERIUM LACTIS COLABORAN CON LA ABSORCIÓN DE NUTRIENTES Y LAS DEFENSAS DEL ORGANISMO: Esta clase de bacteria benéfica se usa para preparar yogurt de leche cruda y ayuda a mantener la respuesta inmunitaria activa. Esta bacteria se puede encontrar en los intestinos de todos los mamíferos. Ayuda al cuerpo a absorber los nutrientes y lo protege de las bacterias no deseadas. Esencial para un sistema digestivo saludable, las personas con una población débil de este probiótico tienden a sufrir infecciones recurrentes y problemas digestivos. Esta clase de bifidobacteria también produce vitamina B, riboflavina y vitamina B6, que sustentan los niveles de energía y los procesos cerebrales. Este probiótico también ayuda a reducir nuestra susceptibilidad a resfriados y gripe. LACTOBACILLUS RHAMNOSUS COLABORA CON ABSORCIÓN DE NUTRIENTES Y PROTEGE AL CUERPO DE LAS BACTERIAS QUE NOS ENFERMAN Ayuda a eliminar las ocasionales molestias intestinales, mantiene a la una microbiota saludable. Se consideró originalmente como una subespecie de L. casei, pero la investigación más tarde la encontró como una especie separada, y a partir de 1989 su nombre taxonómico cambió de L. casei subsp. Rhamnosus a L. Rhamnosus.